Viernes, 02 de Diciembre de 2022

Adiós a las uñas quebradizas

Si tienes preocupación por las uñas de tus manos que son finas y se quiebran o parten con facilidad, ya existen maneras de fortalecerlas. La Dra. Dawn Davis, Especialista en Dermatología de Mayo Clinic pone a tu disposición algunas soluciones.

Las uñas de las manos quebradizas generalmente pueden fortalecerse con algunas medidas básicas de autocuidado, si bien en casos en los que no se observa mejoría después de un mes, lo recomendable es acudir al dermatólogo.

Las uñas son parte de la piel, están compuestas por capas de la proteína queratina y crecen desde la zona de la base ungueal que está debajo de la cutícula. A medida que las nuevas células crecen, las viejas se endurecen y compactan hasta terminar saliendo por la punta de los dedos. Las uñas sanas son lisas, no rugosas ni agrietadas y tampoco tienen manchas ni decoloración.

Las uñas de las manos pueden volverse débiles o quebradizas cuando se enfrentan a situaciones duras; por ejemplo: el uso regular de removedor de esmalte de uñas con acetona puede con el tiempo desgastar las uñas; la repetida exposición a temperaturas muy calientes o muy frías también puede ser adverso para las uñas; el contacto frecuente con sustancias químicas, tales como las contenidas en muchos productos de limpieza, puede debilitar las uñas; y cuando se sumergen las uñas en agua durante períodos de tiempo prolongados, eso puede hacerlas proclives a partirse. 

A fin de ayudar a fortalecer las uñas, lo más indicado es tratarlas con la mayor suavidad posible. Algunas recomendaciones importantes son el uso regular de guantes para lavar los platos o usar productos de limpieza; en caso de usar removedor de esmalte de uñas elegir uno de no contenga acetona; colocar a diario humectante en las uñas y las cutículas; y por supuesto, aplicar algún producto destinado a endurecer las uñas. Seguirlas puede ayudar a hacer las uñas más resistentes a quebrarse o partirse, puesto que las vuelve más fuertes.

Las uñas débiles, a veces, pueden ser el resultado de una infección. A fin de evitar que crezcan bacterias debajo de las uñas de las manos, deben mantenerse limpias y secas. Debe evitarse morder las uñas o halar las cutículas, porque esos hábitos pueden lesionar el lecho ungueal y permitir el ingreso de bacterias y hongos, provocando una infección. En caso de aparición de padrastros -pedazo pequeño de piel que se levanta de la carne inmediata a las uñas de las manos, y causa dolor y molestia-, deben cortarse con cuidado, porque puede arrancarse tejido vivo junto con ellos y causar un daño que aumenta el riesgo de infección.

Una buena práctica es mantener siempre las uñas de las manos muy bien cortadas y redondeadas con una suave curva en la punta. En caso de decidir hacerse la manicura, es recomendable elegir un salón de belleza con autorización de funcionamiento vigente y buscar sólo a especialistas calificados. Nunca debe permitirse el corte de las cutículas durante la manicura, porque eso puede conducir a una infección de la uña, y se debe verificar siempre que se esterilicen bien todos los instrumentos utilizados en la manicura para evitar la propagación de infecciones.

Si todos los esfuerzos por fortalecer las uñas de las manos fuesen inútiles o si los problemas de las uñas parecieran estar relacionados con otros síntomas, lo indicado es acudir al médico o al dermatólogo, que pueda recomendarle el suplemento nutricional biotina -también llamada vitamina H, vitamina B7 y vitamina B8, es una vitamina que interviene en el metabolismo-, sobre el que algunos estudios plantean que podría reforzar las uñas débiles y quebradizas.

Teniendo en cuenta el historial médico y estado de salud general, entre otros factores, el médico también puede realizar una evaluación más exhaustiva para determinar si las uñas quebradizas se relacionan con otro problema subyacente. Algunos cambios en las uñas pueden apuntar hacia un trastorno de la piel que también las afecta, como por ejemplo la psoriasis, que es un trastorno común de la piel que provoca acumulación de las células dérmicas; el líquen plano, que es una afección inflamatoria capaz de afectar la piel; y la dermatitis que es otro trastorno inflamatorio de la piel. Estos son apenas unos ejemplos y todos pueden aparecer en las uñas. Por eso, lo recomendable es acudir a un médico que pueda valorar el caso y determinar el mejor tratamiento. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

logo-nosotros

RH Editores produce y comercializa la revista de Salud Factor RH. La edición es mensual.

Correo de publicidad: